L I B E R I   P E N S A T O R I   N° 47
143 años de historia

A .·. L .·. G .·. D .·. G .·. A .·. D .·. U .·.

 

Bajo los auspicios de la Gran Logia de la Argentina de Libres y Aceptados Masones

Liberi Pensatori – Fundación de La Plata

Fundación de La Plata

Con la sanción de la Ley N° 1029, el 21 de septiembre de 1880, la actual Ciudad Autónoma de Buenos Aires era declarada la Capital de la República Argentina, siendo así como, a partir de ese momento, surge la imperiosa necesidad de dotar a la Provincia de Buenos Aires de una ciudad que oficialice de centro administrativo y político.

 

Dardo Rocha Arana, elegido Gobernador de la provincia en mayo de 1881, al poco de asumir nombró una comisión especial para que le informe sobre cual sería el mejor lugar para emplazar la nueva capital.

Ya desde mediados del siglo XIX, conocida la tecnología de la bomba hidráulica, habían existido cuerpos especializados en el combate de las catástrofes. Primero fueron los privados en implementar su uso por precaución de las emergencias en sus establecimientos industriales y comerciales. Después, también fueron los Estados como el de la Ciudad de Buenos Aires, los que destacaron a parte de sus milicias policiales para la tarea específica.

De esta forma, se eligió una zona elevada en Ensenada para su ubicación y por ley de fecha 27 de abril de 1882, a propuesta del Poder Ejecutivo provincial, fue encomendada la fundación de una ciudad que se llamaría “La Plata”, nombre promovido por el escritor José Hernández, célebre autor del Martín Fierro y masón.

También se llamó a un concurso para la presentación de planos tanto de la ciudad como para los edificios emblemáticos de la misma, destacándose el Ingeniero Pedro Benoit con sus proyectos, especialmente para la catedral principal.

 

El diseño seleccionado de La Plata, se caracterizaba por ser un cuadrado cruzado por varias diagonales extendiéndose y multiplicándose las mismas por toda la urbe, lo que le dio el nombre de la ciudad de las diagonales, algunas de las cuales convergirían en el vértice centra de la plaza principal, que también era un perfecto cuadrado.

 

En ese mismo momento, y como augurio para las generaciones venideras, se instaló una cápsula del tiempo, la que sería abierta cien años después.

Era una caja de piedra extraída de la cantera de Azul, en cuyo interior se encontraba otra de plomo soldada que contenía una redoma de cristal sellada y lacrada.

Al cumplirse el tiempo previsto, la cápsula fue abierta. Se encontraba llena de agua dado que en diferentes remodelaciones del espacio verde, se instalaron cuatro fuentes y una de ellas justo sobre aquel elemento histórico.

La mayoría de los elementos fueron rescatados y hoy se conservan en el Museo Dardo Rocha ubicado en la calle 50 N° 933 de la ciudad de La Plata.

Entre todas las cosas que contenía la cápsula del tiempo, se hallaban el Acta de Fundación firmada en un pergamino, la Constitución de la Provincia de Buenos Aires, una copia de la Ley de Federalización de Buenos Aires, los planos de la nueva ciudad, y una caja de madera elaborada en el Taller de la 1° Escuela de Artes y Oficios de la Provincia, conteniendo medallas y monedas.

Entre todas esas cosas, la medalla de la Logia Liberi Pensatori N° 47 se encontraba presente con su característica estrella de siete puntas, el nombre del taller y con la inscripción UMANITA, pudiendo hoy puede observase en el museo junto a los demás elementos, como un verdadero registro histórico centenario de aquel momento.

La presencia de la Logia Liberi Pensatori y de muchos masones al inicio de los trabajos de tan importante construcción, no debe resultar extraño para quien quiera ver la marcada impronta de la orden en los diseño de la nueva capital.

Por ejemplo, los sitios en que se encuentran ubicadas las plazas principales, indican claramente la disposición que ocupan los oficiales dentro de un Templo Masónico.

Se pueden observar la presencia de los símbolos que toman forma uniendo algunas diagonales. Por ejemplo las diagonales 73, 74, 79 y 80, forman una perfecta escuadra, y las diagonales 77 y 78, conforman los brazos de un compás abierto a 85°. También se detecta en el plano, el nivel y la plomada, herramientas muy representativas de la masonería y de los oficiales de las logias.

En cuanto a la plaza Moreno, allí se encuentran cuatro estatuas del escultor francés Mathurin Moreau, representando cada una de las estaciones climáticas. Si bien al momento de su instalación las cuatro doncellas miraban hacia las diagonales 73 y 74, posteriormente fueron giradas en dirección a la catedral diseñada por Benoit. Sugestivamente, puede observarse como todas ellas -y la del invierno en particular- parecieran estar elevando sus dedos índices y menor, ahora hacia la iglesia.

 

También, hacia la catedral, figurativamente apunta su flecha el arquero divino, aunque misteriosamente la flecha fue removida.

Referencias:

http://historialaplatadba.blogspot.com.ar

www.pagina12.com.ar/33403-la-capital-enigmatica

http://www.eldia.com/nota/2007-11-19-la-masoneria-en-la-plata-desde-la-fundacion-hasta-nuestros-dias

www.eldia.com/nota/2017-8-17-10-35-0-el-mito-de-las-estatuas-de-plaza-moreno-blog-misterios-de-la-plata

http://www.infonews.com/nota/264913/la-plata-133-anos-de-historia-masonica

http://labohemia4.blogspot.com.ar/2014/11/historia-secreta-la-plata-ciudad-mason_25.html

Top